Fuentes de hidrato de carbono

 

Los hidratos de carbonos, glúcidos o azúcares, es una sustancia orgánica que se considera la principal fuente de energía para el organismo humano que podemos encontrar en algunos tipos de alimentos que se consumen en la dieta diaria y es la base de la pirámide alimenticia para mantener una buena salud y una óptima vitalidad.

En la actualidad, algunas tendencias de moda en el ámbito alimenticio han anunciado que esta sustancia puede causar efectos negativos en el organismo, en especial en su interacción con el peso corporal. Esto ha causado que muchas personas están eliminando de su dieta los alimentos que contienen hidratos de carbono, lo cual es un gran error.

El organismo necesita consumir esta sustancia para llenarse de energía a diario, por eso, al contrario de eliminar los alimentos que incorporan este tipo de azúcar, se debe conocer las fuentes principales de hidrato de carbono a parte de los panes, que es el alimento en el que se encuentra la mayor cantidad de concentración de estos glúcidos.

También es importante porque en algunos casos especiales donde la levadura o el gluten pueden resultar dañinos para el organismo y se hace necesario eliminar el pan de la dieta, estas otras fuentes de hidratos de carbono, son una excelente opción de sustitución.

Hay varios alimentos que contienen este tipo de azúcar. En primer lugar están las tortitas de arroz integral. Este bocadillo, es utilizado por muchas personas que cuidan su dieta para sustituir el pan o eliminar el consumo de levaduras y otras sustancias dañinas para su organismo. Este alimento está elaborado a base de maíz integral que está libre de hidratos.

La ligereza y rápida asimilación de las tortitas de arroz, la hacen ideal para consumir como desayuno, como merienda o en esos momentos en que hace falta algo más de comida para saciar bien el apetito de una manera muy sana y natural.

En segundo lugar, está el muy conocido, pan de centeno; aunque también hay galletas y tortas. La base con que se elabora este pan, es la harina de centeno; es 100% integral y no utiliza levadura para la preparación de este alimento, lo cual lo hace también bastante saludable para el organismo, ya que lo asimila rápida y fácilmente.

En tercer lugar, está la reconocida avena. Este alimento es la base en la dieta de muchas personas por sus bondades y lo saludable que se. Además, es una buena fuente de hidratos de carbono que combina con grandes aportes de minerales, vitaminas y proteínas. La ventaja de la avena es que puede consumirse de muchas maneras, batidos, pan, entre otros.

Finalmente, se puede encontrar hidratos de carbonos en verduras, frutos secos y legumbres. Estas son fuentes inagotables de esta sustancia y buenos sustitutos del pan. Además, son naturales y, aunque, en algunos casos contienen calorías, dotan al organismo de muchas energías, lo cual las hacen ideales para incorporarlas a la dieta diaria.

El cuerpo necesita de una equilibrada alimentación para mantenerse sano y con vitalidad. Algunos alimentos aportan nutrientes más que otros, por eso es importante conocer los beneficios de cada uno de ellos.

 

 

Bondades De Las Semillas De Amapola

 

La amapola es una planta que produce una hermosa flor de color rojo; generalmente, crece en áreas silvestres, pero también pueden encontrarse adornando lindos jardines en las casas de familias que disfrutan de esta entretenida actividad. Sin embargo, muchas veces se desconoce de lo beneficioso que son sus semillas para nuestro organismo.

Estas semillas pueden prepararse de distintas maneras con el fin de extraer sus propiedades naturales. Cada una de las flores de esta plata, contienen los diminutos frutos que son de color negro. Sus pepitas son su modo de reproducción, pero también contienen muchos beneficios que ayudan al organismo humano a recuperarse de alguna alteración que pueda estar sufriendo.

Desde hace muchos siglos, las propiedades de las semillas de amapola han sido empleadas en la medicina natural. Actualmente, están siendo utilizadas en la panadería y, por supuesto, para mejorar nuestra salud, lo cual la ha hecho ganar cada vez más popularidad, por lo que se ha ido incorporando a la dieta diaria en muchos platos que se consumen en las mesas familiares.

Para mantener una dieta equilibrada, no solo están siendo utilizadas las semillas de amapola, pues lo natural se ha puesto de moda. También los frutos de las plantas de lino, pipas, sojo o mijo, han comenzado a incorporarse en la preparación de comidas e, incluso, bebidas; pues juegan un papel importante en el bienestar físico del ser humano.

Una de las características que todas estas semillas tienen en común, pero en particular la de la amapola es que son fáciles de preparar y de ingerir por el organismo. Esto lo convierte también en un bocado práctico de preparar. A pesar de su aspecto simple y diminuto, son incontables los beneficios que posee y que pueden ser aprovechados por nuestro cuerpo.

Las semillas de esta planta pueden encontrarse de dos colores, blancas y negras, pero estas características no cambia sus grandes beneficios. En la medicina natural, es muy utilizada para tratar el sistema nervioso por su potente efecto sedante en el organismo, ayudando a lograr un alto nivel de relajación a quienes padecen este tipo de afección y fuertes episodios de stress.

Estas propiedades sedativas, pueden ser aprovechadas también para tratar las tos nerviosa y espasmos relacionados con al alteración de los nervios. Sin embargo, es importante saber que debe usarse con la debida precaución y dosificación, ya que los excesos, al igual que con cualquier otro tipo de tratamientos, pueden resultar dañinos para el organismo.

Las semillas de amapola pueden consumirse directamente, sin ningún tipo de procesamiento, con lo cual se obtiene un mayor efecto en el cuerpo, pero lo ideal es preparar una infusión para reducir el nivel de sedación que produce ingiriendo naturalmente. Ya sean crudas o como un té, estas semillas ayudan a mejorar los estados nerviosos en las personas.

La popularidad de sus bondades naturales ha llevado a que podamos encontrarlas, en la actualidad, en tiendas naturistas o especializadas en remedios de este tipo, pero también está siendo utilizada en la preparación de alimentos como panes y cereales.

 

 

Estrategias para correr con o sin hidratos

 

 

Para mantener un buen ritmo durante los entrenamientos, ya sean suaves o intensos, es importante mantener el cuerpo con unas buenas reservas de energías. Los hidratos son unas sustancias contenidas en una gran variedad de alimentos que proporcionan y nutren al cuerpo de las energías necesarias para mantenerse activo.

Estas energías ayudan a realizar con éxitos las actividades que día a día llevamos a cabo, ya sea en el trabajo, en el hogar o durante los entrenamientos, si nos dedicamos a ello. Nuestro cuerpo tiene la capacidad de almacenar estas energías y las puede consumir cuando el organismo mismo lo requiera.

Estas reservas pueden llegar a alcanzar entre 2000 y 3000 kcal que contienen glucógeno y azúcares, las cuales son las que proporcionan las energías al cuerpo. Cuando se entrena, se puede hacer uso o no de estas reservas de hidratos y ello, aunque parezca increíble, puede manejarse como una estrategia para mejorar nuestro rendimiento físico.

Las sensaciones durante los entrenamientos cuando se ejercita con las reservas de hidratos no son las mismas que cuando no se utilizan. Y para que puedas determinar de qué forma te resulta más cómodo o si una de estas te ayuda a incrementar el rendimiento, puedes probarlo ejercitando de ambas maneras.

Aquí se pone en cuestionamiento si resulta útil entrenar con las reservas de hidratos o si por el contrario es mejor hacerlo sin ellas, es decir, vacíos. Y para ello debes tener en cuenta el tipo de entrenamiento que realizas. Si es suave o intenso.

Por ejemplo, una de las estrategias sería realizar entrenamientos fuertes e intensos con las reservas de hidratos llenas, lo cual ayudaría a correr a mayor velocidad y con más firmeza. La otra estrategia, sería ejercitarse por un lapso más de tiempo, pero a un ritmo suave sin las reservas de hidratos. Esto mejoraría nuestro metabolismo y ahorraría energías.

Sin embargo, es importante saber que se puede entrenar intensamente sin las reservas de hidratos y de modo más extenso con ellos. La estrategia a utilizar dependerá de cuán cómodo y efectivo le resulte a cada persona. Percibir bien las sensaciones con cada plan utilizado es vital para poder mantener el rendimiento físico adecuado.

Lo que busca es que el metabolismo corporal pueda adaptarse a la estrategia elegida para el acondicionamiento que se quiere alcanzar. Por supuesto, este elemento es algo que se debe ir trabajando de acuerdo a la capacidad física de cada quien, pues no se puede simplemente iniciar la estrategia que se quiera utilizar y esperar en ese momento un buen resultado.

El cuerpo debe ir adaptándose a ella. Es importante tomar en cuenta las sensaciones y combinarla con un adecuado plan nutricional como en toda ejercitación física, pues los alimentos ricos en hidratos van a permitir que las reservas se mantengan a buenos niveles. Un cuerpo bien nutrido va a tener un alto rendimiento.

Elegir una estrategia para entrenar es la base para obtener los resultados que se quieran alcanzar, ya sea fortalecer el cuerpo, lograr un buen rendimiento o ser altamente competitivo.